jueves, 23 de febrero de 2012

Botón de rosa.


Juego contigo a ser niñas.
Cromosomas semejantes,
parecidas voces, similares risas.

 Tú, la noble y valerosa;
Yo, la loca y  bailarina.
Tú, la que escucha y asiente;
Yo, la que no calla nunca.

¡Botón de rosa,
entre mil mantas dormida,
pequeña flor de esencia pura!
¡Dame tu mano y andemos
los caminos de la vida!
¡Que mi alma se hace fuerte
si le das tu compañía,
que siempre seremos niñas;
Tu mano sobre  la mía!

6 comentarios:

  1. Cuando los contrarios aprenden a convivir sanamente, el vínculo raramente se quiebra. Entonces el otro puede suplir nuestras carencias, o enseñarnos el camino para convertirnos en seres más completos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces se nos hacen semejantes los contrarios y nos llenan de dicha sus diferencias!

      Eliminar
  2. Gracias niña, por esa dedicación.Te queremos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Eva, por tus cordiales palabras. Me gusta tu blog, que frecuentaré.
    Un beso desde Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reitero lo dicho, un honor para mí. Besos

      Eliminar